Drones

 

Los drones son el nuevo juguete de moda entre niños y no tan niños, ya que tienen un montón de aplicaciones, ya sean por puro hobby así como utilidades profesionales.

¿Qué campos abarca?

Los drones profesionales abarcan muchos campos, tales como la fotografía, la topografía, el ámbito militar, así como el de espionaje como el de interceptar objetivos en concreto.

También existe la posibilidad de poder ser usados como cámaras de vídeo vigilancia móviles para poder proteger tus instalaciones o terrenos de posibles intrusos o personas indeseadas, disminuyendo, de esta forma el número de cámaras, lo mejor de esto es que al mantenerlas en movimiento constantemente abarcarás más zonas que vigilar.

Puedes hacer  uso de unas cámaras con visión nocturna o cámaras térmicas, con lo que, por ejemplo  podría hacer un seguimiento de las redes eléctricas.

  Crea tu drone

Lo primero de todo será decidir qué tipo de utilidad que le vas a dar al drone que vas a diseñar, dependiendo de ello tendrás que elegir chasis, motores y sensores diferentes, así como la cámara o el gimbal. Lo bueno de los drones montados por piezas es que puedes ir evolucionándolo poco a poco, según te lo vaya permitiendo el presupuesto.

Todo esto es más que importante ya que según qué tipo de piezas le termines montando, el drone tendrá un desempeño u otro.

Por poner un ejemplo, un drone en el que tienes pensado montarle una cámara reflex o DSLR necesitará de una configuración de motores y hélices que le doten de mayor capacidad de empuje y sustentación. En cambio un drone diseñado y pensado para ser usado para competir y volar a toda pastilla necesitará unos motores que giren muy rápido y den mucha velocidad, ya que no necesitan crear mucho empuje.

Elije los sensores

La elección de sensores adecuados también es esencial, ya que para la fotografía  aérea necesitarás unos sensores que sean capaces de mantener un vuelo suave y sin sobresaltos, se tiene que deslizar. Para ello te será necesario un barómetro así como una antena GPS en la parte superior, con lo que el drone podrá mantener la altura de forma precisa, volando en modo “loiter”.

Para evitar que el drone termine estampado contra algún objeto tendremos que hacer uso de sensores de ultrasonidos con los que poder medir las distancias entre el drone y los objetos. Con lo que el propio drone  será capaz de tomar la decisión para evitar daños mayores.

En el caso de querer un drone de competición solo bastará con varios giroscopios para hacer el vuelo más fácil, los cuales nos ayudarán de forma que mantener un vuelo más estable y menos caótico se nos hará mucho más sencillo.

Precios

Drones los hay de muchos tipos y precios, todo depende de lo que estés dispuesto a pagar por ellos y de lo que seas capaz de poder permitirte, de las ganas que tengas y de las cosas que vayas a utilizar, si eres un poco manitas lo mejor es adquirir un kit drone para montar tu mismo, pieza a pieza, ya que vas a aprender el modo en el que funciona y comporta tu drone. Con el tiempo podrás ir mejorando tu drone poco a poco según vayan aumentando tus necesidades o tu curiosidad por los drones y la electrónica.

En el caso de que seas más cómodo o no tengas los conocimientos suficientes siempre puedes comprar un drone ya montado de fábrica, sacarlo de la caja y empezar a volar. Por contra este tipo de drones no se pueden mejorar ni alterar en gran medida, a no ser que tengas las herramientas y conocimientos adecuados para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *